Me he decidido a hacer esta entrada sobre cómo mantener la forma de la galleta, ya que para mí es de gran utilidad estos trucos que he ido aprendiendo a a fuerza de errores y pruebas.

Muchas me preguntáis cómo podéis hacer para que las galletas os salgan totalmente lisas y perfectas.

 

Galletas perfectas

 

Cómo podéis ver en la foto, mis galletas siempre mantienen el color original. Si no le añado colorante, me queda un color vainilla.Nunca me queda el color tostado en los bordes de las galletas.Y esto es por varios factores, y que si los sigues, funcionan sí o sí.Primero, vamos a ver lo que necesitamos saber antes de hornear:

La levadura:

Si quieres unas galletas lisas y con un corte perfecto, omite por completo añadir levadura a la masa para galletas.

Los ingredientes:

Ya se sabe y se dice que la repostería debe ser una ciencia exacta, ya que si nos pasamos con algún ingrediente puede afectar a nuestras galletas.

Por ejemplo, si nos pasamos con el azúcar, es un ingrediente que al coger temperatura se vuelve líquido y si añadimos más de lo correspondiente, ese líquido hará que nuestras galletas se expandan.

Si añadimos más mantequilla, la mantequilla lleva agua y notaréis que al amasar se os pegará por todos los lados y no podréis ni estirarla, demasiada humedad!!!.

Se puede sustituir por margarina??? No, el contenido de agua es muchísimo mayor que el de mantequilla.

Si nos pasamos con la harina, nos será imposible amasar porque se nos desmigará por completo, nos falta humedad!!!

El horno:

Todo un mundo. Debemos conocer nuestro horno.

Siempre debemos precalentar el horno a la misma temperatura que necesitaremos hornear las galletas, nunca a más temperatura.

Asegúrate de que la temperatura que indica la receta que vayas a usar es la adecuada en tu horno, si no estás segura… hazte con un termómetro para horno.

Si tu horno no está lo suficientemente caliente, las galletas necesitarán más tiempo de cocción de lo indicado en la receta y por lo tanto, las galletas tienen más tiempo para expandirse, y no es lo que queremos.

Además, recuerda!! Nunca abras la puerta del horno mientras estás haciendo galletas, el horno perderá temperatura y… expansión galletil!!!

El amasado:

Estamos acostumbrados a que al hacer una receta de bizcocho o muffin, batimos la mantequilla con el azúcar bastante tiempo, pero esto hace que coja aire la masa, y no es precisamente lo que queremos. De ahí cuando nos salen burbujas en la superficie de la galleta.

Por lo que debemos hacer es mezclar la mantequilla con el azúcar hasta que esté integrado, deberá quedar como una pomada, sin excedernos.

Papel de horno:

Hay muchas marcas de papel de horno, nos sirve cualquiera mientras sea completamente liso.

Bien, ya tenemos nuestra masa lista.

Ahora lo que debemos tener en cuenta sobre nuestra masa antes de cortar y hornear:

El estirado:

Una vez tenemos nuestra masa de galletas hecha una bola (bien lisa), la estiraremos entre dos papeles de horno.

Procuraremos que toda la masa este estirada a la misma altura (entre 0’5 y 1 cm). Para ello podemos ayudarnos de las anillas niveladoras que existen para poner en los rodillos, o los rodillos que vienen ya con nivelador de alturas. También existen unas tablillas niveladoras que pondríamos a los lados de la masa y al estirar con el rodillo la masa nos quedaría a la altura de la tablilla.

Observa que no te quede ninguna arruga en el papel que pueda marcar la masa.

Refrigerar:

Una vez tenemos nuestra masa estirada, la meteremos en la nevera tal cual (entre los 2 papeles de horno) sobre una bandeja para galletas que nos pueda caber en la nevera. Hasta que la masa este bien fría, queda como una tabla. No se dobla.

Una vez tenemos nuestra masa fría, podemos empezar a cortarla con nuestros cortadores.

Para pasar las galletas a la bandeja de horno (siempre con papel para hornear si no tenemos bandejas especiales para galletas), primero quitaremos los restos de masa que no nos servirán y ayudándonos con una espátula, para que no se nos deformen las galletas, las colocaremos en la bandeja para hornear.

El horno deberá estar precalentado a la temperatura que nos indique la receta, con calor arriba y abajo y sin ventilador, para que no nos salgan las burbujas por haber cogido aire.

Pin It on Pinterest