Hola a todos, en este, mi nombre es Ayose, y os voy a enseñar poco a poco a cómo empezar a controlar tu cámara.
En el mundo de la repostería, o bien, de la gastronomía en general, es muy importante que tengamos buenas fotografías.
Ya que aún nadie a inventado las pantallas que compartan el olor de las fotos que subimos a nuestras redes sociales, tenemos que jugar fuerte con nuestro sentido visual.
Y es que hay quien dice que la comida entra por los ojos…. Yo creo que es completamente cierto, ¿y tu?
Por eso en esta sección os voy a enseñar poco a poco a controlar vuestra cámara, sin olvidarnos de cómo montar un decorado o como hacer una foto en condiciones complicadas, ya que no siempre tenemos todo lo que nos gustaría para plasmar una buena imagen.

Bien, a continuación y sin mas dilación os comentare un par de diferencias básicas sobre los 3 tipos mas importantes de cámaras que hay en el mercado.

CÁMARA COMPACTA

 

Suelen ser cámaras muy pequeñas, de poco peso y muy cómodas para transportar de aquí para allá. El único problema que tienen es que los objetivos no se pueden intercambiar y el uso de ella suele ser completamente automático.Aun que ya existen algunas compactas en el mercado que nos permiten su uso en manual seguimos teniendo muchas restricciones.

 

CÁMARA HÍBRIDA O PUENTE

 

Son cámaras un poco mas avanzadas que las compactas.

En estos casos, ya podemos intercambiar los objetivos, el sensor es mas grande que el de una compacta y por ello nos permite tener mas definición.

También podemos usar el modo manual al 100% y su gran ventaja es que no llevan espejo, por lo que pueden hacerse con estos tamaños tan pequeños, aun que la visión que nos proporciona es completamente digital.

Son cámaras ideales para introducirse en el mundo de la fotografía.

 

CÁMARA REFLEX

Las réflex, son por así decirlo las cámaras de toda la vida.

Estás si llevan espejo, por lo que nos permiten tener una visión real de lo que está captando el objetivo.
Encontramos multitud de objetivos intercambiables para este tipo de cámaras, lo que nos permite ajustarnos mas al tipo de fotografía que queramos realizar.

 

Otra ventaja que nos ofrecen es que podemos tener su total control de forma manual.

Ahora seguro que os estáis preguntando qué tipo de cámara tenéis que comprar!

Bueno la verdad que esto nos podría llevar a una conversación interminable, así que os contaré mi opinión.

Si lo que queréis es hacer un uso diario de ella (vacaciones, fin de curso de el nene o la nena, hacerle fotos a nuestras mascotas o incluso llevarla al parque cuando llevamos a los críos) vuestra mejor opción es una cámara hibrida, pesan poco y se pueden meter en cualquier lado, aun que os permiten un resultado final muy profesional.

Si por lo contrario sois aficionados y tenéis mucha curiosidad por el modo manual para controlar todo lo que esté a vuestro alcance os recomiendo una réflex, aunque sean más pesadas y grandes, el resultado final es excepcional, ya que aunque al principio cuesta un poco hacerse con ellas, al final acabas tocando parámetros por inercia.

Para hacer fotografía de producto, en este caso de repostería, nos interesa utilizar el modo manual de la cámara, para poder controlar el desenfoque que queremos, que ahora está muy de moda y la verdad que queda muy bonito en nuestras fotos.

 

 

IMPORTANTE:
Al desenfoque que vemos en las fotos le llamamos BOKEH. Es un termino japonés que significa desenfoque.
Y bien, para controlar nuestro bokeh primero tenemos que tener claro como funciona el modo manual.
Os adelantaré que lo mas importante a controlar en nuestra cámara son:
– ISO

VELOCIDAD

– FOCAL